Connect with us

Tecnología

VioGén: visita a las tripas del algoritmo que calcula el riesgo de que una mujer sufra violencia machista | Tecnología

Published

on

No todas las mujeres que han sido víctimas de violencia machista tienen las mismas posibilidades de volver a ser agredidas. A los ojos de las instituciones, ese nivel de riesgo lo marca en España un algoritmo: el Sistema de Seguimiento Integral en Casos de Violencia de Género, VioGén. Activo desde 2007 y con más de tres millones de evaluaciones a 800.000 mujeres a sus espaldas, está considerado el mejor sistema del mundo en su tipo, aunque un informe independiente presentado hace un mes por Fundación Eticas pone en duda la fiabilidad de los datos recogidos por funcionarios poco formados o la validez de la información aportada por víctimas en estado de shock. Este sistema no había sido mostrado hasta este momento a periodistas. EL PAÍS ha sido invitado esta semana a observar cómo trabaja el equipo de 22 personas que gestiona y monitoriza este programa.

El funcionamiento de VioGén es aparentemente sencillo: los agentes que toman declaración a la denunciante rellenan después un cuestionario específico en el que deben valorar diversas cuestiones y que se complementa con información disponible del agresor y la víctima. El peso de las respuestas se pondera automáticamente y arroja una calificación de riesgo que, en caso de ser alta, activa las medidas de protección policial. Estas pueden ir desde hacer llamadas de seguimiento a poner un coche patrulla las 24 horas del día en la puerta del domicilio de la víctima.

Tras constantes ajustes en sus años de servicio, el Gobierno ultima VioGén 2, una ambiciosa actualización del sistema que, como gran novedad, cruzará de forma automática los datos de los que ya se nutría (Interior y Prisiones) con los de Justicia, y prevé hacerlo con los de Sanidad, para afinar mejor en sus valoraciones y en la prevención. Fuentes oficiales y observadores independientes coinciden en que el gran margen de mejora del sistema reside en el componente humano: hace falta que los agentes tengan siempre más y mejor formación y sensibilidad sobre violencia machista. Algunas voces exigen también que se haga público el código fuente del algoritmo: si el grado de seguimiento de la Administración a una víctima de violencia machista depende de una función matemática, quizás convendría saber cómo se ponderan qué variables para cerciorarse de que no haya errores. El secretismo que rodea a esta fórmula maestra es visto por unos como un ataque a la transparencia y por otros como una capa necesaria de defensa del sistema.

El balance que hace el Gobierno de VioGén es positivo. Su nueva versión, que estará lista en los próximos meses, permitirá añadir a la ecuación datos tan importantes como las visitas a urgencias de las víctimas, las situaciones físicas o psíquicas de estas mujeres que puedan percibir las plantillas de los centros de salud o percances menores con la justicia que hayan tenido los agresores. También le aportará velocidad a todo el proceso. “La mujer no tendrá que esperar a que el policía rellene el programa tras prestar declaración, el sistema integrará la información de forma automática, por lo que el tiempo de espera será menor”, explica María Jesús Cantos, responsable de VioGén, sobre las horas que actualmente pasan las mujeres en las comisarías cuando van a denunciar. “Lo cual reduce la victimización secundaria a tener que revivir y contar. Es muy duro para ellas”, añade.

Advertisement

El personal de VioGén centraliza desde un bajo en el centro de Madrid las comprobaciones de las casi 70.000 mujeres que hay ahora mismo en riesgo: llaman a las víctimas para ver su evolución, organizan las medidas de protección necesarias y coordinan a los funcionarios competentes. En la mesa de reuniones en la que se citó a los periodistas había una placa de la policía de Ucrania. “VioGén llama la atención de los cuerpos de seguridad de todo el mundo. Pocas semanas antes de la invasión rusa vino una delegación de ese país”, apunta Juan José López Ossorio, investigador del Área de Violencia de Género del Ministerio del Interior y uno de los mejores conocedores de la herramienta. Francia incluso llegó a explorar la posibilidad de que Interior les preparara un sistema análogo.

María Jesús Cantos, responsable de VioGén, y Juan José López Ossorio, investigador del Área de Violencia de Género del Ministerio del Interior, en su oficina de Madrid.Victor Sainz

El margen de error humano

Un instrumento que, como cualquier otro, puede mejorarse, de ahí la actualización a VioGén 2. En este caso, donde parece haber más margen de mejora es en la parte humana, en el error de sesgo que puede existir a la hora de escuchar a la víctima e introducir, a través del cuestionario predefinido por VioGén, ese relato en el sistema. “Todos tenemos una educación y una cultura, y claro que hay errores de sesgo”, concede Cantos. El objetivo, el de su equipo, es trabajar para que no los haya.

Dentro del temario para opositar a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado se incluye la violencia de género, hay cursos periódicos y están trabajando en una formación más amplia para incidir en esta área. También hay equipos formados específicamente en violencia machista, pero no todos los agentes que entran en contacto con víctimas la tienen, como sí es el caso de los 30.000 funcionarios con acceso al sistema VioGén.

Por eso, a la hora de construir el sistema se tuvo en cuenta la validez ecológica, un concepto psicológico que evalúa hasta qué punto la teoría es aplicable en contextos reales. “¿Qué heridas tiene la víctima? ¿Cuál es su contexto sociocultural? Todo es importante”, explica el experto. A partir de ahí, los profesionales se sirven de dos cuestiones para tomar las decisiones: “En su formación en el área y la experiencia de haber visto muchas víctimas”. Por otra parte, sus observaciones van calibradas por “un instrumento que está diseñado, construido y validado para dar servicio a esta necesidad específica”.

También trabajan con la experiencia común, es decir, con el análisis de los datos que recogen desde hace 15 años. Saben, por ejemplo, que el momento de mayor riesgo es el previo a la separación o a la ruptura y los tres meses posteriores. Ocurrió hace apenas un mes en Pozuelo de Alarcón (Madrid). La mujer tenía 32 años, había denunciado a su marido el 19 de enero por malos tratos, él tenía una orden de alejamiento y la asesinó un día antes del juicio para comenzar los trámites de divorcio. Sucedió también un mes antes, en Totana, cuando Johan Styven P. O., de 19 años, asesinó a Claudia Abigail Siguencia, de 17, porque no quería convertirse en ex.

Advertisement

Para que ocurriera el primero de aquellos asesinatos, hubo varios fallos, entre ellos una orden de alejamiento que no se cumplía y el silencio en torno a ese quebrantamiento durante meses. En el segundo nadie pudo prever nada. La necesidad, la de proteger a las mujeres víctimas, es una cuestión de presente continuo, pero tiene también un trasfondo en el que trabajan para el medio y largo plazo: los mecanismos de alerta temprana. Cambios en el sistema y en la forma de trabajar que les ayuden no a paliar, sino a prevenir la violencia. Ahonda Cantos en que no solo la herramienta tiene “avisos automáticos” que saltan cuando algo no se está haciendo de forma correcta, lo que se llama el supervisor de procesos, sino que “hay personas que están continuamente revisando desde aquí”. Para que no llegue a ocurrir el más mínimo indicio de agresión y, por supuesto, que no se produzcan los asesinatos.

La automatización de un cálculo delicado

Para empezar a andar ese camino se creó VioGén. Fue diseñado por el profesor Antonio Andrés Pueyo, catedrático de Psicología de la Universitat de Barcelona (UB), junto con otros expertos como el psicólogo Manuel de Juan Espinosa, de la Universidad Complutense de Madrid, o la criminóloga Anabel Cerezo, de la Universidad de Málaga. Algunas de las facetas de VioGén las trasladó Pueyo al año siguiente a RisCanvi, el algoritmo desarrollado también por su equipo que ayuda a los jueces catalanes a calcular el riesgo de reincidencia de los presos.

El encargo vino de la entonces vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. La Ley de Violencia de Género de 2004 contemplaba que los agentes emitieran una valoración al juez del riesgo de que las mujeres que denunciaban malos tratos volvieran a sufrirlos. A esa valoración se le dio la forma de un informe que incluía la declaración de la víctima y lo que el agente pudiera extraer de ella, así como otros datos disponibles acerca del presunto agresor y de la víctima que van desde su autonomía financiera hasta los antecedentes o si tienen o no descendencia.

Desde un primer momento se optó por automatizar el proceso. “La gran fortaleza de VioGén es que homogeniza las valoraciones. Un policía de Vigo, Alicante o La Laguna no tienen por qué pensar lo mismo, como tampoco un Guardia Civil recién salido de la academia y otro que lleve 20 años en activo. Estos protocolos por lo menos dan unas ciertas garantías allí donde se aplican”, señala Pueyo.

El experto ha participado en las seis versiones del sistema que se han aplicado hasta ahora. “Se han ido corrigiendo parámetros y puntos de corte, calibrando elementos de riesgo que a lo mejor no eran tan importantes, etcétera”, explica. También se ha incluido la evaluación del riesgo de feminicidio y de malos tratos a los hijos. “Podemos considerar que VioGén ha sido un éxito. Cuando un protocolo lleva 15 años en marcha indica que como mínimo alguna utilidad tiene”, concluye.

Advertisement
En las oficinas del Servicio Central de Violencia de Género, en Madrid, donde se da cobertura al sistema VioGén, trabaja un equipo de 22 profesionales.
En las oficinas del Servicio Central de Violencia de Género, en Madrid, donde se da cobertura al sistema VioGén, trabaja un equipo de 22 profesionales.Víctor Sainz

Transparencia y fiabilidad

Una de las principales críticas que ha recibido el sistema es que su algoritmo no ha sido auditado por observadores independientes, cuando por ley se debería examinar todo aquel sistema automático con repercusiones sociales. Y VioGén lo es. Aunque los agentes desempeñan un papel importante en la valoración del riesgo, no saben cómo influye cada respuesta al cómputo total. El cálculo del riesgo es una función matemática que se ejecuta sin intervención humana.

Mostrar las tripas del algoritmo serviría para poder detectar posibles mejoras y comprobar si se está discriminando a algún colectivo. Sin embargo, al trabajar con una información tan sensible como la violencia machista, puede estar justificado aplicar una capa adicional de secretismo. Según confirman desde el Ministerio a EL PAÍS, un equipo de investigadores de la Universitat de València elaborará un informe para Amnistía Internacional que valorará las fortalezas y debilidades del sistema.

La Fundación Eticas, especializada en auditoría algorítmica, decidió el año pasado hacer un estudio externo del impacto de VioGén. Realizaron un análisis estadístico sobre una muestra de 126 casos de homicidios perpetrados por las exparejas de las víctimas, con datos obtenidos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), y entrevistas en profundidad a 31 supervivientes de violencia machista.

Aunque su muestra es pequeña (a 31 de marzo había 69.482 mujeres en riesgo), sus resultados, presentados hace un mes, son llamativos. El 80% de las entrevistadas dijeron haber tenido algún tipo de problema con VioGén, ya fuera por considerar que alguna de las preguntas que les hicieron los agentes no era clara, por irse de la comisaría sin conocer su calificación o por no estar en condiciones de pensar con claridad en el momento en el que se les preguntó. Todo eso podría afectar a la calidad de los datos introducidos en el sistema y generar fuentes de sesgo, dice el informe.

Tras 15 años en funcionamiento, habiendo evaluado más de 800.000 casos, la base de datos de VioGén es única en el mundo. Gemma Galdon, directora de Fundación Eticas, echa de menos que se trabajen más esos datos para encontrar patrones que ayuden a prevenir crímenes. “Por ejemplo, ahora se le da mucho peso al hecho de que la última agresión se haya realizado recientemente cuando estamos viendo que hay un alto grado de reincidencia cuando ha pasado más tiempo desde el último ataque. Los análisis complejos de relación de variables pueden sacar a relucir variables inesperadas que no se hayan detectado con la mera observación”, apunta.

Ese debate ha existido en el Ministerio. De hecho, disponen ya de un paquete estadístico y parte del equipo de VioGén se está familiarizando con él. Pero por el momento no lo van a usar. “Preferimos ser cautos. Los enfoques de machine learning [o aprendizaje automático, una rama de la inteligencia artificial] plantean potencialidades, pero también muchos problemas, como se vio con el sistema Compas de EE UU”, expone López Ossorio. El algoritmo al que hace referencia, que usa la inteligencia artificial para calificar el riesgo de reincidencia de los presos, quedó señalado cuando se demostró que discrimina a las personas negras.

Advertisement

Maribel Montaño, la directora de la Unidad de Violencia contra la Mujer de la Delegación del Gobierno en Andalucía, recalca que “siempre hay margen de mejora tanto en las tripas informáticas del sistema como en los entrevistadores”. Cree que, en este sentido, debe haber “una formación continua”. Pero Montaño va más allá, porque esa herramienta solo puede funcionar cuando hay denuncia y arguye que parte de la mejora del programa debe estar en poner el foco ahí: “La estimación que hacemos desde la Secretaría de Seguridad es que las mujeres que denuncian son un 25% de las que sufren violencia de género Teniendo en cuenta que hay más de 800.000 casos acumulados, imagínate el mundo que eso nos abre, estamos mirando una habitación pero está a oscuras y nuestro foco solo ilumina una esquina”.

Además de “afinar mucho”, alega, “hay otro reto enorme pendiente que es iluminar las otras tres esquinas de esa habitación y conseguir ver a todas las mujeres que lo sufren”. A ello también apunta Ana Bella, la creadora de una fundación con su nombre para la inserción de las mujeres supervivientes a la violencia machista, como lo es ella. Ha participado en la auditoría externa de la Fundación Eticas, y dice que a veces hay “falta de confianza en el sistema”. Se refiere a la herramienta, pero también a todo lo que la rodea: “Cuando ves que no funciona te sientes indefensa”. Pero ahí detiene el relato, al teléfono: “Ojo, que gracias a VioGén hay muchas mujeres que están vivas. Si hay cosas que se pueden mejorar, que las hay, que se mejoren, por supuesto. Pero salva vidas”.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA en Facebook y Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Advertisement
Continue Reading
Advertisement

Tecnología

¿A qué edad se debe aprender a programar? , tecnología

Published

on

Si los lenguajes de programación son mucho más simples que los lenguajes naturales, ¿por qué los humanos hablan su lengua materna (español o chino) desde los primeros años y todavía les resulta tan complicado aprender a programar?

La comunicación con un ordenador tiene cierto componente lógico, pero hemos comprobado que ya en Educación Primaria, a partir de los 6 años, es posible aprender y manejar un lenguaje de programación.

La programación es solo eso, hablar con una computadora, aprender su lenguaje, instruirla y modificar su comportamiento. Ese idioma es mucho más simple que el idioma inglés, y desde la infancia el cerebro humano puede adquirir los conceptos básicos para comunicarse con las máquinas.

¿Las computadoras tienen su propio lenguaje?

La respuesta es “sí, muchos”, y puedes hablar con ellos en esos idiomas. A diferencia de otras máquinas, las computadoras tienen un propósito general. Es decir, no limpian el suelo ni mezclan frutos, pueden realizar muchas tareas diferentes y para ello cuentan con un potente procesador y un lenguaje en el que representar esas tareas; Todo lo que hacen está controlado por un programa. Y un programa no es más que una secuencia de instrucciones en un lenguaje, conocido en informática como “lenguaje de programación”.

Advertisement

Además, estos lenguajes tienen una estructura muy simple. Por ejemplo, el lenguaje de programación C (el más antiguo y el más utilizado) tiene solo 46 reglas sintácticas, mientras que la gramática del idioma inglés, según estima David Crystal comprensión de la gramáticaContiene alrededor de 3.500 reglas.

Por otro lado, un lenguaje de programación es preciso: sus reglas no permiten ambigüedad en la interpretación; Pero en el lenguaje humano una oración puede prestarse a diferentes interpretaciones, lo que complica su aprendizaje.

Por supuesto, también se utilizan para diferentes propósitos. Por ejemplo, no usaríamos C para encontrarnos en la puerta del cine a las 8 p.m. Pero si tenemos que expresar cálculos matemáticos, un lenguaje de programación es más apropiado, ya que no permite ambigüedad en los cálculos.

Sin embargo, este lenguaje es el más adecuado para expresar cualquier idea de tipo algorítmico, y en la educación obligatoria, además de las matemáticas, se enseñan más conocimientos algorítmicos de los que parece.

Por ejemplo, la física implica realizar cálculos en un orden particular. En química, toda la formulación de compuestos se basa en reglas. El idioma también se enseña a escribir (ortografía) reglas correctamente oa analizar oraciones (sintaxis). En biología, la genética mendeliana está representada por las condiciones de un cruce.

Advertisement

Es decir, una buena parte de los libros de texto pueden contener algoritmos expresados ​​en lenguaje informático.

Por tanto, conocer un lenguaje de programación tendrá la ventaja de poder realizar cálculos y aplicaciones en un ordenador (en la web o en un móvil) y además adquirir una serie de conocimientos básicos en diversas materias.

Enseñemos programación en escuelas e instituciones

Sí, enseñemos programación en la escuela, aunque primero debemos abordar un problema difícil: quien enseña programación debe saber programar. Menos del 1% de la población conoce el lenguaje informático, y los que lo saben seguro que ya tienen un trabajo y un buen salario.

Antes de que la programación informática pueda integrarse en un currículo educativo, los maestros deben estar capacitados y acreditados, y esto es complejo.

Advertisement

Hay una solución alternativa: si la mejor forma de aprender un idioma es hablar con hablantes nativos, nada mejor que un ordenador para enseñarnos nuestro idioma.

Esta es la opción que validamos en la Universidad de Málaga y comprobamos que, con un poco de esfuerzo, los alumnos pueden aprender un lenguaje de programación sencillo y las bases del pensamiento computacional ya en Educación Primaria.

El primer estudio en este sentido se realizó en 2017 y mostró que el aprendizaje de la programación puede comenzar desde el primer año de la escuela primaria; Y como era de esperar, no hay diferencia de género al aprender a codificar). Lo que desalienta a las chicas a elegir una carrera en informática debería depender de otros factores, pero en ningún caso de sus habilidades.

Los datos hablan por sí solos: los registros de actividad de los alumnos de 6º de primaria se utilizaron en 68 escuelas en diferentes ubicaciones y cajas de herramientas en España. Se utilizó la plataforma Academy, que incluye un curso gratuito de programación que se puede realizar en aproximadamente 10 horas, también en formato (serie para niños), con los siguientes resultados: de un total de 820 alumnos, 344 completaron las primeras cinco unidades. todas las funciones de , es decir, un tercio del curso de programación que ofrece esta plataforma, que incluye los conceptos de comandos básicos y loops. (repetición de órdenes).

Dos tercios del curso fueron completados por 210 estudiantes, quienes tuvieron que usar variables, entrada de datos y estructura condicional (“Así que si…,

Advertisement

Al final, 43 alumnos lograron aprobar todo el plan de estudios, aprendiendo a construir situaciones complejas (operadores relacionales como mayor o mayor o igual a, y lógicos como “,o” Y esto “No“) en un bucle indefinido de tipo “Cuando se cumpla esta condición, haga…,

Lo más notable de estos resultados es que este progreso generalmente se logra sin ayuda, es decir, los estudiantes aprenden a usar estos conceptos computacionales mirando ejemplos y mediante prueba y error. No es necesario que el profesor o profesor responsable del grupo les asista.

La conclusión es muy importante: con el uso de una herramienta web gratuita, por solo 10 horas en 6to año de primaria, año tras año lograremos la alfabetización del 5% de la población juvenil.

También se ha observado que cuando se anima a los estudiantes y se les da un apoyo mínimo, casi todo el grupo completa el curso de programación, por lo que, siendo ambiciosos, podemos aspirar a una alfabetización informática completa.

De este trabajo de campo se puede concluir que la enseñanza de la programación es más una cuestión política que técnica o pedagógica: si los ordenadores saben enseñar, los alumnos aprenderán intuitivamente.

Advertisement

Los niños y niñas de hoy, nativos digitales, no solo tienen la oportunidad de aprender a usar teléfonos móviles y aplicaciones, necesitan saber programarlos, construirlos.

Los nuevos lenguajes y la alfabetización informática han llegado para quedarse, serán fundamentales en el futuro para ser competitivos y, al mismo tiempo, por qué no, para disfrutar del maravilloso reto logístico que nos presentan.

francisco vico Es Catedrático de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial en la Universidad de Málaga. Alberto Zamora Jiménez Responsable de la Universidad Tecnológica de Málaga. Miguel Mejía Jiménez Es Licenciado en Ingeniería Informática por la Universidad de Málaga. raiman segura moreira Lead Developer es – Full Stack Engineer, Universidad de Málaga.

Este artículo fue originalmente de . fue publicado el Conversacion, aquí puedes leer origen,

puedes seguir tecnologia del pais en FacebookGorjeo o regístrate aquí para recibir nuestros periodico semanal,

Advertisement

Continue Reading

Tecnología

Menos accidentes y desperdicios: también lo son las nuevas fábricas | Digitalización | tecnología

Published

on

Era el año 1999 cuando matriz Las hermanas Lana y Lily las Wachowski nos muestran un universo de realidades paralelas en la gran pantalla, creado a partir de una lluvia de datos y controlado por el mundo real. Parecía que una predicción se había convertido en algo tangible y necesario para la competitividad de las empresas y, por extensión, de las economías mundiales.

Aunque la crisis sanitaria ha disparado la transformación digital, según las últimas Encuesta sobre el uso de las TIC y el comercio electrónico en las empresas Elaborado por el INE, aún queda mucho camino por recorrer. A pesar de que su uso aumentó 10,9 puntos entre el primer trimestre de 2020 y 2021, el Internet de las Cosas es utilizado por solo el 27,7% de las empresas. En el caso de la inteligencia artificial, esta cifra se ha reducido al 8,3%. Según un estudio realizado por McKinsey, si tenemos en cuenta esto, un porcentaje singularmente bajo, el 96% de las empresas que habían adoptado alguna de las tecnologías de la Industria 4.0 antes de la pandemia, tenían más garantías para afrontar esta contingencia de lo que era capaz. Y que el 94% cree que este tipo de solución facilita la práctica de su actividad.

Procesos eficientes y seguros

“Desarrollo e implementación de nuevas tecnologías (5G, computación de bordeInternet de las Cosas, grandes datosinteligencia artificial, cadena de bloques…) permite crear fábricas inteligentes en las que los procesos productivos son más eficientes y seguros”, explica Andrés Escribano, director de Nuevos Negocios e Industria 4.0 de Telefónica Tech. Asimismo, “el uso de sensores en las máquinas para la recepción de datos Inclusión ayuda en la mejora de procesos y el análisis de estos datos ayuda en una mejor toma de decisiones, reduciendo costos y aumentando la rentabilidad de las empresas.

Advertisement

La inteligencia artificial permite a los robots realizar las tareas más repetitivas, mientras que los humanos se dedican a otras de mayor valor añadido

Andrés Escribano, Telefónica Tech. Director de Nuevos Negocios e Industria 4.0 en

Combinación de dispositivos como 5G, computación de borde Y la inteligencia artificial permite, entre otras cosas, desarrollar gemelos digitales o, lo que es similar, clonar entornos de trabajo en el ciberespacio donde se unen el mundo físico y el virtual. Además, las empresas disponen de bancos de pruebas en la nube sin comprometer el funcionamiento de la cadena productiva. Reduce la probabilidad de error, dota de flexibilidad a los procesos y optimiza la toma de decisiones, “aumentando la resiliencia de las empresas y la forma de afrontar los retos que desafiarán a la humanidad durante las próximas dos décadas”.

descarbonización

Alcanzar la eficiencia y mejorar la competitividad no son las únicas ventajas de la Industria 4.0 y las fábricas inteligentes. En un momento en el que el cambio climático es una prioridad en las estrategias empresariales, las nuevas soluciones tecnológicas contribuyen a una economía libre de carbono. Además, se promueve un modelo social más sostenible que permita a las fábricas adaptarse al entorno en el que se ubican y en el que pueden actuar como motor solidario. Por ejemplo, los proyectos de asistencia remota en operaciones complejas reducen los viajes, lo que mejora la eficiencia, contribuye a la estabilidad y reduce los tiempos de respuesta.

Aunque el Internet de las Cosas es el primer paso hacia la Industria 4.0, ya que permite a las empresas acceder a grandes datos El oro del siglo XXI, la inteligencia artificial es la tecnología dominante en las fábricas inteligentes. Además de reducir los errores en tareas repetitivas y estar disponible las 24 horas del día, los siete días de la semana, es una palanca de reciclaje de los trabajadores. “La inteligencia artificial permite la robotización inteligente de las industrias y ayuda a los trabajadores a evitar tareas repetitivas para centrarse en los demás”, afirma Escribano. “El despliegue de robots, como los AGV (vehículos de guiado automático) o los drones, genera soluciones innovadoras para el mantenimiento predictivo, la monitorización y la inspección en las fábricas, acortando los tiempos de ejecución y reduciendo los riesgos para los humanos”, subraya este experto.

A todo lo anterior hay que añadir las nuevas oportunidades de negocio que abre la incorporación de las nuevas tecnologías en el sector industrial. Por ejemplo, 5G permite combinar maquinaria y sistemas de producción de alto rendimiento para facilitar el uso de robótica avanzada y realidad aumentada, virtual e híbrida, ya que proporciona toda la velocidad necesaria para transmitir datos con baja latencia o congestión.

Advertisement

Pasar a la Industria 4.0 contribuirá al crecimiento económico y mejorará el estado del bienestar. Según el Plan de Digitalización de la CEOE 2025, si España sube cuatro puestos del 11 al 7 en el Índice DESI (Digital Economy and Society Index) que elabora la Comisión Europea, el PIB crecerá un 3,2% respecto a las previsiones actuales. Además, la tasa de crecimiento real de la economía española aumentaría un 40% y se crearían aproximadamente 250.000 puestos de trabajo netos adicionales.

Clima y Seguridad Cibernética

Según IE Business School, los ciberataques provocan cada año 6.000 billones de euros en daños a empresas de todo el mundo. España ocupa el tercer lugar en la lista de ciberataques diarios. Para contrarrestar esto, Telefónica Tech ha desarrollado METEO, una metodología que aborda el desafío de la ciberseguridad a través de procesos, personas y tecnología. “La ciberseguridad en las fábricas inteligentes está definiendo nuevos activos, redes y servicios, además de proteger todos los elementos del entorno heredado”, explica Vicente Segura, responsable de seguridad OT de Telefónica Tech. Así, METEO lo desarrolla en cuatro fases: Evaluación del perfil de seguridad de la empresa; diseño de un plan maestro; Implantación y despliegue y gestión de soluciones.

Continue Reading

Tecnología

Paul Cormier, Red Hat: “El código abierto demuestra que la inteligencia colectiva mejora todo” | tecnología

Published

on

Hace menos de dos décadas, código abierto (sin derechos de autor y desarrollado por la comunidad K) piratas informáticos) gozaba de una dudosa reputación. Se decía que no era fiable, que era la alternativa Menos costo, para aquellos que no podían pagar el costo del programa de Microsoft o cualquier otro proveedor. Hoy en día, la mayoría de los bancos del mundo, así como otras infraestructuras críticas, utilizan Software Reveló. Las tornas han cambiado: ahora ofrecen más garantías que cualquier promoción privada.

La empresa estadounidense Red Hat lidera soluciones para empresas basadas en este tipo de código. Su director general, Paul J. Cormier (Fitchberg, Massachusetts, 1959), habla con entusiasmo de las posibilidades que ofrece escribir código de forma colectiva con las aportaciones de ingenieros de todo el mundo. En 2019, IBM pagó cerca de 34.000 millones de dólares para recibir el fichaje del tope en una de las mayores operaciones del sector tecnológico de la historia.

Red Hat realizó un evento corporativo esta semana donde, entre otras cosas, anunció una colaboración con General Motors para dar forma a los autos del futuro. Cormier atiende EL PAS por videollamada desde su oficina en Raleigh, Carolina del Norte.

Pedir. ¿Linux goza de buena salud?

Advertisement

comentario. Está en mejor forma que antes. linux [el sistema operativo abierto más usado] Y la innovación líder de código abierto en el mundo de hoy.

PAG. ¿Qué tiene de especial el código abierto? ¿Cómo convencería a alguien de apostar por él?

r No exactamente qué es el código abierto, sino cómo. A diferencia del modelo propietario, el código es gratuito para todos, que pueden descargarlo y utilizarlo. Y lo más importante, todos pueden contribuir a mejorarlo. Creo que en la práctica se ha demostrado que esta es la mejor manera de desarrollar Software, porque cada uno aporta sus propias ideas. Puede haber buenos ingenieros en tu empresa, pero la inteligencia colectiva siempre mejorará el trabajo. Los mejores pensamientos son los que prevalecen.

PAG. Las grandes empresas tecnológicas están cambiando Software Reveló. Utilizan código desarrollado por la comunidad para beneficio personal. ¿Encuentras esto pervertido?

r YO . en el mundo de Software Y algo de lo que me he dado cuenta a lo largo de este tiempo: lo que la gente no entiende es que la fase de desarrollo representa sólo el 5% del ciclo de vida del programa informático. una. la mayor parte del valor de Software Se trata de lo que sucede durante el tiempo que no está, cómo lo obtendrá, cómo lo actualizará, cómo lo mantendrá seguro. Todo eso no ha sido resuelto por la comunidad de desarrolladores. Nos dedicamos a eso, para que los clientes puedan usar nuestros productos. No somos una empresa de código abierto: Somos una empresa de programación que trabaja con un modelo de desarrollo de código abierto. Tomamos algunos proyectos abiertos, los mejoramos y los convertimos en productos. Les damos un ciclo de vida: Les damos soporte durante 10 años, solucionamos cualquier problema operativo o de seguridad que tengan. Cuando sentimos que hemos aprendido algo relevante en el proceso, compartimos ese conocimiento con la comunidad de desarrolladores. Así se cierra el ciclo. Así se innova.

Advertisement
Cormier, durante una presentación que dio en el evento corporativo de Red Hat esta semana.

PAG. ¿Ha afectado la pandemia la percepción del código abierto?

r Creo que ha acelerado todo. Mucho antes de que llegara el Covid, los colaboradores de código abierto trabajaban de forma remota. Nuestra empresa también está estructurada de la misma manera. Más del 50% de nuestros empleados ya trabajaban desde casa antes de 2019. Nuestros proyectos continuaron, como si nada hubiera pasado. Y desde el punto de vista comercial, muchos clientes aprovecharon la crisis sanitaria, que impulsó el uso de soluciones digitales, para ayudar a sus SoftwareAsí que el negocio ha sido genial.

PAG. Red Hat aparece a menudo en la parte superior de las clasificaciones de las mejores empresas para trabajar. ¿Cómo lo hacen?

r Creo que es porque manejamos la empresa de manera muy similar a los proyectos de código abierto. No importa de quién sea la idea: si es buena, sigue adelante. En la empresa tratamos de asegurarnos de que todos puedan contribuir, que todos puedan cooperar entre sí, y nos tomamos muy en serio las buenas ofertas. También pagamos buenos salarios, pero más empresas hacen esto. Creo que lo que le gusta a la gente de Red Hat es que saben que puede ayudarlos a crecer porque los escuchamos.

PAG. Esta semana han anunciado un acuerdo estratégico con General Motors. ¿En qué consiste?

Advertisement

r Los automóviles se están convirtiendo en centros de datos móviles. Software Cada vez tiene más peso en la industria del automóvil: el control de velocidad, los sistemas de eficiencia energética o los avisos si pisas la línea son posibles gracias a los programas. Y a medida que pasamos a los coches eléctricos, y luego a los autónomos, ese factor aumenta. Brindamos a GM un sistema operativo que coordina todos esos subsistemas, permitiéndoles trabajar y comunicarse entre sí como una plataforma unificada. el hecho de que el peso de Software Esto le da mucho espacio para innovar, porque es más rápido y más barato mejorar un programa que la mecánica. Se pueden ofrecer actualizaciones, se pueden agregar o resolver funciones sin que el propietario del automóvil vaya a un taller.

PAG. ¿Qué opinas del Metaverso? ¿Ves esto como una oportunidad de código abierto?

r Conozco a muchos ingenieros en meta y sé que usan Linux. [se ríe], Creo que el metaverso es realmente interesante. Pero como todo en este mundo, no es una revolución sino una evolución. Lo mismo para nosotros: software creado con OpenShift, que lanzamos al mercado en 2011.

puedes seguir tecnologia del pais en FacebookGorjeo o regístrate aquí para recibir nuestros periodico semanal,

Contenido exclusivo para clientes

leer sin limites

Advertisement

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.